Derrame de petróleo en Ventanilla: consecuencias en el medioambiente y la salud

Por: Dr. Oscar González.
Biólogo. Dr. en Ecología. Docente USIL.

Cerca de 6000 barriles de petróleo fueron vertidos en el mar de Ventanilla (Callao) por la refinería La Pampilla, propiedad de la compañía Repsol, el 15 de enero de 2022. Cerca de 18 Km2 de playas han sido afectadas en los distritos de Santa Rosa y Ancón, que se han expandido hasta 115 Km. Según la OEFA, el área afectada seria de casi dos millones de metros cuadrados. Esto ocurrió por el oleaje anormal que fue causado por la erupción de un volcán submarino en Tonga. Estas olas golpearon a un buque que estaba descargando y ocurrió el derrame.

Nuestra sociedad es enteramente dependiente de combustibles fósiles, entre ellos el petróleo. Gracias al petróleo se fabrica la gasolina y derivados, con lo que movemos motores que nos transportan. Sin embargo, cuando este petróleo cae en el agua o se mezcla con el suelo de las playas se vuelve un contaminante peligroso.

La consistencia aceitosa del petróleo hace que flote sobre el agua, impidiendo que pase la luz solar. Se vuelve una trampa para los seres vivos; matando peces, invertebrados, aves y mamíferos marinos. Un derrame de petróleo en el mar es un desastre ecológico. Daña completamente los ecosistemas marino-costeros y cancela el estilo de vida de los pescadores, operadores turísticos y personas dependientes de la playa. Zonas en las que se podía pescar, estarán sin peces por mucho tiempo. Aves y mamíferos marinos tendrán una muerte lenta por intoxicación e hipotermia. Áreas protegidas como la zona reservada de Ancón y la reserva nacional del sistema de islas, islotes y puntas guaneras estarán severamente afectadas.

La catástrofe ambiental también afecta la salud de las personas. El petróleo está hecho de hidrocarburos que tienen metales pesados muy tóxicos. Tanto en forma líquida como los vapores que emana nos hace vulnerables a cáncer a la piel, y si se ingiere agua contaminada con petróleo causa males en los intestinos, perjudicando el hígado, causando diarrea y gastritis. También puede causar daño renal.

Si el petróleo ingresa a las vías respiratorias puede irritar la garganta y los pulmones, llegando a causar neumonía. La sustancia oleaginosa causa también irritación de las mucosas y los ojos, y facilita infecciones al oído. Una exposición continua causa dolores de cabeza, náuseas y vértigo; que son daños neurológicos. En las mujeres gestantes puede causar abortos.

Es necesario evitar el consumo de peces y todo producto hidrobiológico, ya que estos consumen fitoplancton que puede estar contaminado con petróleo; los tóxicos se almacenan en sus tejidos que después nosotros consumimos. Este es un proceso llamado bioacumulación. Decir que el ecosistema se ha afectado, significa que la cadena trófica está moviendo tóxicos que dañan a todos los integrantes del ecosistema, incluido el ser humano. Los peces que sobrevivan pueden tener trastornos genéticos. Otros productos hidrobiológicos como los moluscos que se alimentan por filtración pueden estar muy contaminados y deben evitarse.

Este desastre se hubiese evitado siguiendo cuidadosamente protocolos de transporte de petróleo. Toda empresa debe tener un plan de manejo ambiental y un plan de contingencia, los cuales debe seguir si hay algún imprevisto, sea por negligencia o accidente.  De hecho, debe haber sanciones a los responsables, más en una catástrofe como la que ha ocurrido. Es el momento de actuar. Si es posible ser voluntario para ayudar a limpiar las playas, hay que ir. Ayudar a rescatar a los animales que han sido atrapados en la mancha de petróleo con la ayuda de especialistas que conocen los protocolos de rescate. Compensar a las comunidades de pescadores y otros que dependen de la playa y los recursos hidrobiológicos, los cuales no estarán disponibles durante mucho tiempo hasta que el ecosistema se recupere.

Es también una oportunidad de aplicar las tecnologías para limpiar el derrame como la biorremediación o también utilizar otra técnica que no es costosa como usar el cabello y pelo de animales. Se sabe que un kilo de cabello puede absorber hasta 9 litros de petróleo. Los profesionales del ambiente y de la salud pueden apoyar dando alternativas para ayudar a salir de este desastre ecológico que nos va a afectar por mucho tiempo.

 

Fuentes:

https://rpp.pe/lima/actualidad/derrame-de-petroleo-en-ventanilla-repsol-procedimos-con-la-descarga-tras-verificar-que-no-habia-alerta-de-tsunami-noticia-1381630?ref=rpp

https://www.infobae.com/america/peru/2022/01/20/derrame-de-petroleo-en-el-mar-peruano-abarca-115-kilometros-equivalente-a-16-mil-canchas-de-futbol/

Sobre biorremediación con bacterias, productos utilizados para limpiar derrames de petróleo:

En Perú: https://biodyneperu.com/

En Cuba: http://www.icimar.cu/es/productos/bioil-fc

Novedades